jueves, 1 de noviembre de 2012

Mujer de Fe, Los fieles Difuntos, 2 de Noviembre 2012

(etcmegacel  1-Nov-2012) Una gran mujer de Fe, eso es lo que fue en su vida Prisca Leonarda Céspedes Ibarra (de cariño “mama Leo” o “la Abue”). Nació en Jocotepec de Santiago, Oaxaca; a lo largo de sus 89 años también  vivió en la ciudad de México, Houston Tx. Cortázar y Celaya, Gto. partió a la casa del Padre el 5 de julio del 2012.
En su niñez se levantaba a las 5 de la mañana para ir a la Santa Misa; Ya en la Colonia San Juanico allá por julio de 1986 recién fundada la colonia y sin templo, a ejemplo de Cristo “que no vino a ser servido, sino a servir” desempeño muchas funciones a favor de nuestra Parroquia como por ejemplo  iba de casa en casa juntando entre 20 y 50 niños de San Juanico para llevarlos caminando a que les dieran Catecismo en la Parroquia de la Divina Providencia;  Ya que se empezó a construir el Templo de San Juanico, apoyando a “Don Carmelo” colectaba, compraba el material para la construcción del Templo, limpiaba y ponía a limpiar a los voluntarios el terreno y después lo que es el templo; conseguía  a los Sacerdotes para oficiar la Misa, lavaba los ornamentos del Sacerdote y los lienzos litúrgicos, arreglaba el altar para la Celebración Eucarística, tenia un celo porque se respetaran las instalaciones del templo, sobre todo el Altar.
Estudio en la Escuela de Pastoral hasta el tercer grado y estudio la Biblia con los MSP donde se integro a la Pastoral de la Salud, visitaba a los enfermos  en el IMSS o en la colonia y procuraba que les llevaran la Comunión o los fueran a confesar, rezaba el Santo Rosario todos los días y motivaba a los vecinos del andador Mina de Cedros a que le rezaran a la Virgen de Guadalupe en Diciembre; cuido por mucho tiempo a sus Bisnietos.
Fue muy querida por los Sacerdotes que estuvieron como El P. Raúl Lira Barrón en paz descanse y su vicario el P. Alejandro Montes Avalos, nuestro primer capellán el P. Rodolfo Ramírez Manríquez, y nuestro primer párroco el P. Plutarco Inzunza Gómez (P. Paco), además de muchos de nosotros  y en especial la querían mucho los niños.
Nuestro agradecimiento a Mama Leo por su ejemplo de vida cristiana, por su entrega generosa al servicio de nuestra parroquia y de los que ahí vivimos y que Dios le tenga en su Santa Gloria. Para todos los fieles difuntos “Dales Señor, el descanso eterno. Y brille para ellos la Luz perpetua. Descansen en paz. Así sea”. (de clic en la imagen para ver fotos)


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...